viernes, 13 de abril de 2018

Dangerous Curves - "Art of the Heart"

Ahora que se avecina un nuevo fin de semana lluvioso, Dangerous Curves -un nombre que irremediablemente les convierte en carne de Primavera Sound- son más necesarios que nunca. El verano hecho canción.

sábado, 31 de marzo de 2018

Joyous Wolf



Puedes rechazar a Greta Van Fleet por su sonido derivativo. Lo entiendo, aunque tú te lo pierdes. Lo que es innegable es que su éxito -lo que entendemos por éxito, claro está, para una banda de rock en el siglo XXI: muchos clicks en Youtube Spotify, y sold outs en clubs de tamaño medio- beneficiará a nuestra música. Las multinacionales, las corporaciones que pueden devolver el rock al gran público, lo mismo creen que el viejo RN'R puede volver a dar dividendos y empiezan a apostar por bandas noveles del género. Como ejemplo, el fichaje de Joyous Wolf por parte de Atlantic Records.




viernes, 2 de marzo de 2018

Over and Over (and Over)


El azar ha querido que el título de lo más nuevo de Jack White y de Doomsday Outlaw, uno de los recientes aciertos de Frontiers Records, sea el mismo: "Over and Over" (de acuerdo, la de White tiene un "over" de más ... permitidme la licencia). En este combate, aunque soy bastante fan del genio de Detroit, me quedo con los garrulos de las midlands inglesas. Por cierto, el cantante de Doomsday Outlaw carece de look, pero olé los bailoteos que se pega el hombre!



jueves, 1 de marzo de 2018

Waiting for Tesla ... Dixie Horsepower

La espera para la llegada del nuevo disco de Tesla, producido por Phil Collen de Def Leppard, se está haciendo eterna. Ya hace año y medio de ese maravilloso aperitivo llamado "Save That Goodness" y tengo muchas ganas de más. Parece ser que en verano lo tendremos en nuestras manos. Para amenizar los meses que quedan, algunos de sus miembro están dando salida a proyectos paralelos. Los fans del orgullo de Sacramento ya estarán al tanto del disco de versiones de Frank Hannon (sorry Frank, pero esa versión de "Blue Sky" no me convence, prefiero la de Sol Lagarto). Bien pues ahora es el turno del bueno Troy Lucketta, su batería. Dixie Horsepower se llama la criatura y suena de puta madre.




miércoles, 28 de febrero de 2018

Fiebre del Miércoles Noche con Morgan



Morgan han vuelto con "Another Road (Gettin' Ready)", anticipo de "Air", segundo LP de la banda que verá la luz el próximo 16 de marzo. Tony Manero la bailaría sin reparos.

lunes, 26 de febrero de 2018

Animal Drive, Hrvatska rocks!


Ración de musculoso hard con exótica denominación de origen. Desde luego, cuando piensas en un país rockero, Croacia no suele venirte a la cabeza! Más allá del falsete supersónico de Miljenko Matijevic, vocalista de Steelheart, mis conocimientos sobre la música dálmata son nulos.
En cualquier caso, llevo siguiendo la pista de Animal Drive desde hace hace un par de meses a través de los clips que han ido publicando. Esas guitarras que recuerdan a los Skid Row más agresivos -y por añadido a Santa Cruz antes de que se echaran a perder- me la pusieron dura desde el primer minuto. Seamos serios, el nivel que podían tener Seb Baz, Scotti Hill, Dave Sabo y compañía en 1992 es inalcanzable, pero  Dino Jelusic y los suyos no son mancos, especialmente en los momentos de tralla. Menos inspirados se muestran en baladas y medios tiempos, donde se espesan bastante, pero "Bite!", su debut publicado la semana pasada por Frontiers, tiene minutaje de headbanging para dar y regalar.



martes, 20 de febrero de 2018

Steel Panther - Barcelona 11-02-18 - Razzmatazz II


Parece mentira, pero a estas alturas algunos todavía se empeñan en considerar a Steel Panther como una broma. De acuerdo, puedes no comulgar con su sentido del humor -algo extraño, pues estamos en el reino de Pajares y Esteso-, pero  amigo, esta banda tiene cuatro estupendos trabajos de estudio que forzosamente disfrutarás si eres amante de la laca ochentera. Ahí se encuentran algunos de los mejores temas que ha parido el género. Steel Panther no se ríen del glam metal, Steel Panther homenajean a la era dorada del glam metal. Y de paso nos hacen reír un poco.

Afortunadamente, los amargados son pocos y los californianos son capaces de llenar hasta la  bandera salas de considerable aforo como Razzmatazz II. Para abrir boca tuvimos que soportar a Fozzy, la banda del luchador de wrestling Chris Jericho, cuyo metal de tercera división, chusco y repetitivo, es un coñazo importante. Sí, mucho volumen y mucho sudor, pero poco talento. Ojalá su carrera deportiva le mantenga muy ocupado y no vuelva a pisar nuestros escenarios. Tras media horita de espera amenizada por una ristra de clásicos añejos de Motley Crue, los protagonistas de la noche saltaron a escena al son enlatado de la inmortal "Everybody Wants Some" de Van Halen para empalmar acto seguido con dos trallazos como "Eyes of a Panther" y "Goin' in the Backdoor", donde los agudos de Michael Starr y los trucos guitarreros de Satchel campan a sus anchas. Incidiendo en Starr y Satchel, no estamos hablando de dos recién llegados que se acaban de subir al carro. Son tíos con bagaje. El primero, con sus súper bien llevados 52 años, es un veterano de guerra que llegó a grabar con L.A. Guns; por su parte, el guitarrista, no mucho más joven, se pasó parte de los 90's cubriendo las espaldas a Rob Halford en su proyecto Fight. Es decir, aunque no hicieran excesiva fortuna, estuvieron allí.


Volviendo al show, tras "You Really Got Me" -sí, otra vez Van Halen ... no olvidemos que la génesis de Steel Panther está en Atomic Punks, tributo a la banda de los hermanos holandeses-, Satchel empezó a empuñar el micrófono para dar rienda suelta a la faceta cómica del show: innumerables guarradas (bravo por esos "ensenyam els pits"), elogios facsímil a Barcelona y a su público, surreal nostalgia rememorando sus raíces catalanas ("esas reuniones familiares donde la yaya nos cocinaba meta") y un buen puñado de chorradas más. Entiendo que esos speech lleguen a aburrir a los que vayan justitos de inglés, pero los que tenemos el oído minimamente entrenado nos los pasamos pipa. Sí, podrían tocar más canciones en detrimento del palique, pero ahí se perdería parte del encanto. Por cierto, Steel Panther saben hacer buenas baladas, algo de lo que no pueden presumir muchas bandas "serias". Como ejemplo, esas "Wasted Too Much Time", "That's When You Came In" y "Weenie Ride", prácticamente interpretadas de una tacada y que no provocaron bostezo alguno.



Precisamente el momento más picante de la velada acontecería durante la ejecución de "Weenie Ride", cuando una despampanante rubia -que minutos antes, junto con su amiga morena, había sido las dos única valientes en "ensenyar els pits"- fue invitada a subir al escenario y ésta, en agradecimiento, le comió la boca durante un buen rato a Satchel, magreo de culo incluido -ella a él-. Por el desparpajo de la señorita, su físico despampanante y la pulserita rosa que llevaba, en primera instancia uno se inclinaba a pensar que todo aquello estaba preparado, que la chica era parte del espectáculo. Sin embargo, minutos después observé como uno de los roadies iba repartiendo las mismas pulseritas a las más guapas durante la habitual invasión femenina de escenario que se produce con "17 Girls in a Row" y "Gloryhole", dos trallazos de cuidado. "Death to All But Metal", su gran clásico, toda una declaración de odio a todo lo que no rockea, daba carpetazo a un set-list que sólo se prolongaría con el obligado bis, formado por la coreada "Community Propierty" y la esa declaración de intenciones llamada "Party All Day (Fuck All Night)".

domingo, 11 de febrero de 2018

Metallica de parranda - Barcelona 07-02-18 - Palau Sant Jordi


Perdonad un título de post tan chorra, pero era inevitable. La ocurrencia de Metallica (bueno, de Trujillo y Hammett) de versionar la de "no estaba muerto, estaba de parranda" de Peret me pareció muy graciosa, además de suponer una ruptura de esquemas total. 

Al grano: Objetivamente Metallica dieron un gran show, con un set-list centrado, en la primera fase de la velada, en el cojonudo "Hardwired...", para desparramar en el tramo final con los hits inmortales de "Ride the Lightning", "Master of Puppets", "And Justice For All" y "Black" -si no voy errado, sus posteriores 25 años de carrera quedaron reducidos a "The Memory Remains", con todo el Sant Jordi emulando a Marianne Faithfull, y a la recreación del "Breadfan" de Budgie-. A nivel visual, tras el susto inicial, con unas paupérrimas pantallitas dónde -con calidad VHS cascado- se proyectaron las inefables imágenes de "El Bueno, el Feo y el Malo", el montaje escénico sorprendió con unos cubos oscilantes y juguetones que sustituían a las habituales pantallas gigantes.

Sin embargo, el sonido, al menos desde mi posición, no acompañó. Parece ser que aquello fue por barrios, pues colegas situados en pista me comentan que la calidad sonora era tremenda. Y yo mismo, cuando bajé a nivel de la primera grada a mear un par de veces, comprobé que cuanto más cerca, la cosa mejoraba. Pero en segunda grada, y aunque mejoró algo en la fase final del show, no se oía una mierda. Flojo y embarullado, no es el sonido que uno espera de Metallica. Gajes, supongo, de un escenario en forma de cuadrilátero central que garantizaba una visión perfecta desde todo el recinto en detrimento de la acústica. No se puede tener todo ... ¿o por una entrada de 95€ sí?
Clicky Web Analytics